CÓMO IMPORTAR UN COCHE AMERICANO

El primer paso para importar un coche es claramente encontrar el candidato perfecto para ser nuestro nuevo compañero de viaje. Hacer una correcta investigación del vendedor y realizar el proceso de compra-venta. Es importante controlar todos los factores que pueden afectar al vehículo una vez esté completamente en nuestra posesión, por lo tanto debemos revisar la ficha técnica del automóvil, las emisiones que produce y su homologación. Estas revisiones no son fáciles de completar a distancia, por esa razón se recomienda viajar a USA para poder comprobar todas las variables (incluso consultar a un especialista o probar el coche in situ).

Una vez terminadas las comprobaciones sobre el vehículo, deberemos buscar el transporte más económico hacia España, en el que factores como el peso del coche determinarán el precio final del envío; asumimos que normalmente no estará por debajo de los 1500€. Otros gastos extras que se nos pueden presentar serían el simple hecho de subir el coche al barco, que sumaría unos 45€ al precio total, el seguro que añadiría un 2% sobre el valor del coche y todo el papeleo al llegar a España para su correcta homologación. En algunos casos también sumaremos unos 500€ de lo que conocemos comúnmente como Bill of landing, que se trata de un registro para mantener localizado el vehículo durante su viaje.

Cuando el coche ya esta físicamente en España, empezaremos todo el papeleo que supone importarlo y matricularlo en el país:

  1. Lo primero será acceder al recinto aduanero donde se encuentre el coche y es dónde nos cargaran los gastos de gestión y manipulación de contenido; se trata de todo el ajetreo que supone limpiar y vaciar el contenedor, despacho de aduanas, entrega del vehículo y tasas que pagar al llegar aquí. En el caso de que contemos con un agente de aduanas, todo el proceso quedaría en un precio aproximado de 500€.
  2. El siguiente paso será completar el proceso de matriculación: recibir el DUA, que será el documento encargado de declarar el valor de lo que tenemos: su peso, el gravamen arancelario y el IVA correspondiente. A su vez también deberemos cumplimentar el certificado de matriculación o el llamado A-13. Este documento tiene como objetivo liquidar el 21% de IVA. En total con ambos documentos, se liquidan el 31% de impuestos sobre el total de la factura del coche. Este proceso es importante porque en caso de obtener facturas falsas podrían hasta multarte. Y para finalizar, el título del coche y la factura de compra del mismo. Con todos estos documentos ya estaremos listos para matricular el vehículo en España.
  3. Una vez que tenemos a mano toda la documentación necesaria, nos planteamos una pregunta. ¿El coche es histórico (+25 años), o no? En caso de ser histórico, lo primero será solicitar (con la documentación que ya tenemos) una placa verde provisional, que nos servirá para movilizar el coche legalmente.
    Para poder matricular el auto, hay que completar un informe sobre el vehículo acreditando que reúne las condiciones para tratarlo como “histórico”, certificado por un organismo competente como INTA, IDIADA o TUV; una vez lo tenemos podemos proceder a pasar la ITV para poder obtener la ficha técnica con resultado favorable. Mientras pasamos este proceso, se liquida el modelo 565 de impuesto de matriculación y el 12% en base a la factura del importe declarado en el DUA.
    Resumiendo, se necesitan el título del coche, la factura, el informe del INTA, el del club, el de la industria, la liquidación del 12 % del impuesto de matriculación, la ficha técnica de la ITV y el expediente que dan con la placa verde.
    Después deberemos volver a tráfico, pagar si se debe el impuesto municipal (en caso de que sea necesario porque al ser histórico puede estar exento), matricularlo con la matrícula y ya podremos circular con él. Todo este papeleo puede costar entre 1100 y 1200 euros tirando a la baja, siempre condicionado según cómo de nuevo sea el coche y su valor; si no nos vemos capaces de realizar estos trámites personalmente y los derivamos a una gestora le sumaremos 300€ extra a este precio.
    En caso que el coche no sea histórico el proceso es el mismo, simplemente el certificado del INTA será para homologación individual, con un coste de 1300€ y sin poder mantener especificaciones de origen (haciendo necesarias entre otras cosas, neumáticos europeos por ejemplo).

Una vez todo el papeleo “grande” está terminado, hay que sumar otros aspectos de menor importancia como los siguientes:

  • Juegos de placas
  • ITV 
  • Industria
  • Gasolina
  • Grúa (si es necesaria)
  • Seguro por días

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *