COCHES CLÁSICOS AMERICANOS MÁS FAMOSOS

Grandes, elegantes y potentes; eso es lo primero que pensamos cuando nos viene a la mente un coche americano. Sus motores eran famosos alrededor del mundo, contando con fantásticos V8 de gran cilindrada y caballos considerables hasta la crisis del petróleo en los 80.

Hoy hablaremos de 5 clásicos, de sus carrocerías, su potencia o por el nombre que tuvieron dentro del mundo del motor.

CADILLAC ELDORADO DE 1953 

El lujo es un concepto que acompaña la marca de Cadillac; con este modelo en concreto, un convertible con 5,60 metros de largo y 3,20 metros entre sus ejes, acompañado de un motor V8 de 5.4 litros y 210 caballos. En sus tiempos 7.750 dólares era lo que costaba lucir este coche por la carretera, con sus defensas cromadas que daban un aire a los aviones de guerra.

FORD MUSTANG SHELBY GT

Pese a que la primera generación del Ford Mustang sale a la superficie en 1964, en este caso hablamos del modelo Shelby GT; nacido de la contratación por parte de Ford del piloto y preparador de coches Caroll Shelby. En 1965, con un motor V8 de 2.8 litros y 306 caballos de potencia que opacaba al primer modelo, que tenía un motor a gasolina de 6 cilindros en línea y un cambio de 3 marchas. Finalmente en 1967 aparece lo que llamaríamos la mejor creación de Mustang hasta el momento: el Shelby GT500, con un V8 de 355 caballos bajo el capó.

CHEVROLET CORVETTE C1 

La marca ve la luz por primera vez en 1911 de la mano de Louis Chevrolet, fundador y piloto de carreras, y en 1953 su primer deportivo sale al mundo. El diseñador sería Harley Earl, que fusionó el estilo europeo con un Jaguar XK120, aunque no tuvo demasiada buena acogida y casi no lo producen; sus 300 unidades con motor de 6 cilindros fueron las únicas que salieron en venta, pese a que años después serían enormemente solicitados. Pasados dos años se pasaron a los V8.

DODGE CHALLENGER R/T DE 1970 

Pese a que los hermanos Dodge empezaron en el negocio fabricando piezas para clientes con nombre como Henry Ford, en 1914 la empresa Dodge Brothers Motor Vehicle Company se adentra en la aventura de la producción automovilística, para que más tarde (31 de julio de 1928) Chrysler compre la marca. Finalmente en 1970, el muscle car más famoso y conocido de la historia estadounidense llega por fin. El Challenger, un coupé con dos puertas, motor delantero y tracción trasera y versiones más lujosas como su modelo R/T SE, más potente, con asientos de piel, frenos delanteros de disco, suspensión reforzada y dirección asistida entre otros. La versión estándar era un 383 de 6.3 litros.

FORD T

Un claro ejemplo de cómo la persistencia y las ganas pueden formar algo excepcional es la historia de Henry Ford; de familia humilde, aprendiz de maquinista y apasionado de los motores de vapor y la mecánica gracias a su trabajo en un aserradero, con varios fracasos empresariales a la espalda decide abrir la compañía Ford Motor Company. Tras poco tiempo es capaz de pagar 5 dólares diarios (una gran cantidad para la época) y eso le ofrece un abanico muy amplio al que apostar entre mecánicos y operarios. El Ford T es la revolución del momento en el mundo del motor y además de tener en sus manos el éxito de este coche fácil de conducir y de reparar, también es el responsable de la producción en cadena (el clásico fordismo en los libros de historia), aumentando la producción y rebajando las horas invertidas. En 1914 se habían vendido 250.000 unidades a 825 dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *