COCHES AMERICANOS DEL FUTURO CAP.1

1er. CAPITULO de esta interesante história de los Concept Cars Americanos

En Estados Unidos, los años 50 y 60 fue una época de optimismo y fe en el progreso de la humanidad conducido por la tecnología. Había acabado una victoriosa guerra y su territorio continental siguió intacto. Los ciudadanos casi de repente se encontraron con los aviones a reacción, los cohetes espaciales y la energía nuclear. La electricidad llegó prácticamente a todos los hogares y los automatismos se volvieron cotidianos.

La silueta aerodinámica empezó a imponerse y esta empezó a aplicarse en los automóviles, aunque muchos de ellos solo sirvieron para estudios o futuros proyectos, ya que la comercialización de los modelos que os iremos enseñando a lo largo de una serie de capítulos, fue prácticamente de escasa producción o bajo éxito debido a los costes y/o atrevimiento de líneas para la época.

El modelo que hoy os queremos presentar es el Lincoln Futura de 1955, fue el automóvil que dio paso al Batmóbil de los años 60, pero vayamos a lo más interesante de este Concept Car, el diseño. Este modelo de 5,76 metros de longitud, contaba con  una estética habitual de los coches de los años 50. También se caracterizaba por una cúpula de plástico que cubría el habitáculo, unos faros delanteros con un recubrimiento exagerado y unas aletas traseras prominentes. Este Lincoln añadió perla molida a la pintura de la carrocería, convirtiéndose en el primer modelo de color blanco perlado de la historia.

Las dos cúpulas adoptan la forma de diseño de cabinas de combate de avión y era lo más cercano a parecer un auto volador del futuro. Concebir este automóvil tuvo un coste aproximado de 250.000 euros, que equivaldrían a más de 2 millones de dólares en la actualidad. Curiosamente Ford se lo vendió por 1 dólar a George Barris, que tras invertir tres semanas de trabajo, lo transformó en una de las estrellas de la serie de televisión Batman y Robin de los años 60. El Batmovil respeta casi en su totalidad las formas originales, solo con algunos agregados murcielaguescos, con faros y frontal más marcados.

Los diseñadores de Ford dieron forma a este prototipo , materializado por el carrocero italiano Ghia, carrocería que llego a Turín desde Estados Unidos con chasis de Lincoln Continetal Mk2. Fue un gran protagonista en el Salón de Chicago de 1955. También desfiló por el Salón del automóvil de Nueva York, y numerosos famosos del cine realizaron sesiones fotográficas con el Lincoln Futura en Central Park, definitivamente fue considerado el auto del futuro.

La parte mecánica era impulsada por un motor de gasolina de 368 pulgadas, es decir 6.0L, con una transmisión automática de convertidor de par Turbo Drive de tres velocidades. A día de hoy, casi 70 años de su diseño original, se ha transformado en toda una leyenda de la historia del automóvil y conocido en todos los rincones del planeta. En la actualidad podemos encontrar réplicas de Batmobil en U.S.A, por unos cien mil dólares, aunque el modelo original de George Barris tiene un coste en subasta aproximado de 6 millones, nada mal para un vehículo que en su momento se compró por 1 dólar a Ford Motor Company.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *